martes, 16 de diciembre de 2008

La marcha de la bronca

Bronca cuando ríen satisfechos al haber comprado sus derechos, Bronca cuando se hacen moralistas y entran a correr a los artistas, Bronca cuando a plena luz del día sacan a pasear su hipocresía, Bronca de la brava, de la mía,bronca que se puede recitar, Para los que toman lo que es nuestro con el guante de disimular, Para el que maneja los piolines de la marioneta general.
Para el que ha marcado las barajas y recibe siempre la mejor.
Con el as de espadas nos domina y con el de bastos entra a dar y dar y dar.
¡Marcha! Un, dos...No puedo ver tanta mentira organizada sin responder con voz ronca mi bronca,mi bronca.
Bronca porque matan con descaro,pero nunca nada queda claro. Bronca porque roba el asaltante,pero también roba el comerciante. Bronca porque está prohibido todo,hasta lo que haré de cualquier modo. Bronca porque no se paga fianza si nos encarcelan la esperanza. Los que mandan tienen este mundo repodrido y dividido en dos. Culpa de su afán de conquistarse por la fuerza o por la explotación. Bronca, pues entonces, cuando quieren que me corte el pelo sin razón,es mejor tener el pelo libre que la libertad con fijador.
¡Marcha! Un, dos...No puedo ver tanta mentira organizada
sin responder con voz roncami bronca,mi bronca.
Bronca sin fusiles y sin bombas.
Bronca con los dos dedos en Ve.
Bronca que también es esperanza.
Marcha de la bronca y de la fe...

4 comentarios:

uma dijo...

Antes de comentar este post, debo confesar que, al principio esta entrada tenía una foto del gobernador de San Juan junto a la presidenta, y luego la canción, pero creí conveniente sacarla para no alterar los sentidos de quienes entrar al blog ni arruinar el mismo, con tal imagen.
“La marcha de la bronca” es una de mis canciones favoritas y junto a “Yo vivo en una ciudad” fueron las primeras letras que me gustaron del rock nacional. Ambas pertenecen al grupo, ya disuelto, “Pedro y Pablo”, formado por Miguel Cantilo y Jorge Durietz.

Pequeño arcoiris te dejo completar la info a vos, porque sé que de igual forma lo vas hacer!je

Anónimo dijo...

"La marcha va por dentro y a veces es silencio y somos la legion interior que persigue su mundo de amor", la legion interior! otro temaso de pedro y pablo!
hubieses puesto la foto o alguna de menem!y nos moriamos de la bronca!je

saludos!

Libres y Salvajes dijo...

“Encerrar en el rótulo de cantante de protesta a toda canción que exponga un estado anómalo en el terreno social es muy mezquino. Toda institución es decadente en sí. Cuando la canción de protesta se institucionaliza ocurren muchas aberraciones”. La reflexión pertenece a Miguel Cantilo, que desde mediados de los años sesenta, el guacho se convirtió en el símbolo de las expresiones musicales cuestionadoras del "statu quo", dentro del rock nacional sin metafora.
A partir de la creación de “La Marcha de la Bronca”, en 1970, y a lo largo de toda su historia, exilios y censuras encuadraron a Cantilo en la denominación “cantante de protesta”.
"Hace tres décadas, se hablaba de otras cosas. Cambios políticos profundos, amor, paz. Crecía en los artistas la necesidad de decir a los cuatro vientos que se podía forjar un mundo distinto. O de avisar que ese mundo de entonces era el camino silencioso a la exclusión de hoy", eso lei, por este temita... jeje pero el chaval es medio gil, si bien generaliza, se encierra en su mundillo y saca conclusiones a partir de "la musica indeseable que llegan a nuestros oidos" sean los tipitos, los gardelitos, la 25... productos de companias disqueras nomas... pero volviendo al tema...
¿Deben las canciones con reivindicaciones sociales generar en quienes las escuchan, un nuevo modo de pensar? Miguelito reconoce que, en primer lugar, sirven sobre todo para que el autor “descargue el peso que le provoca la observación de la injusticia”. Aunque agrega, se rescata: “Si las condiciones estéticas de la expresión encuentran eco en el público, también pueden servir para que esa catarsis, en última instancia, cumpla la función social de llamar la atención sobre una desviación, un abuso de poder, una desarmonía puntual”.

Durante la década del ’80, la llama comenzó a apagarse: fue la antesala de la era de los shoppings, en los noventa. Cantilo, sobre los diez años que en Argentina gobernó Carlos Menem, expresa que fue desalentado el pensamiento crítico también en el arte: “Es una época de vaciamiento popular. Un crecimiento llamativo de la era de los Tinellis y las bailantas y una persecución sistemática de los espacios pensantes o de cuestionamiento”. Y remata: “Una mediocrización prolijamente implementada con ayuda de la cocaína y la descerebración frívola del neoliberalismo”.

mmm..- me parece que cantilo no escucho cumbia villera ni tren loco...igual le hago el aguante! muchas veces cante y grite ese temon! ademas lo escuchaba de pendejo! junto con suigeneris y vox dei... que tul?
(yo me apropie de eso... ahora en teoria soy un pequeño arcoiris??? y si es asi... te casarias conmigo??)

Marite dijo...

La marcha de la bronca ha sido mi canción de cuna prácticamente,era una preadolescente cuando la crearon y aún me emociona sentir aquellos ideales, con los que algunos comulgaban y otros no, pero todos los respetábamos a rajatabla
Ahora veo que son muy pocos los adolescentes que conocen estas canciones y si las conocen nunca han escuchado la letra, la han oido que no es lo mismo ...
Qué pena que el target de los idealistas haya decaído tanto, quizás porque están devaluados o tal vez porque están cómodos pensando que otros habrán de hacerlo por ellos
Te agradezco Jimena que hayas puesto estos iconos de una generación completa!