martes, 2 de diciembre de 2008

"Hay cosas que sería útil que fueran dichas"

Por Rodolfo Walsh

"Martes 14. Entre el sábado y el lunes lectura de la novela de Paco (Urondo). Agitó muchas cosas, entre ellas el siempre latente problema de la escritura.
Aunque es evidente que no me considero ya un novelista, que no me veo consagrando mi vida a escribir novelas, ni siquiera una novela, también es cierto que hay cosas que podría decir que me gustaría decir que sería útil que fueran dichas.
Pienso que mi vida como muchas vidas ilustra cosas, que esas cosas serían más claras para algunos de los demás para aquellos a quienes quiero entre los demás si yo encontrara una forma verídica sincera de sintetizar esa vida y esa experiencia.
¿Cuál sería el método? Imagino de pronto una especie de inventario de todas las cosas los lugares las ideas sobre todo las personas que se han acumulado en mi memoria. Tal vez si hiciera ese inventario encontraría luego el hilo conductor que lo justificará literariamente pero sobre todo su razón de ser histórica política.
Porque si yo muriera mañana una parte de mi vida –esta parte de mi vida- podría parecer insensata y ser reclamada por algunos que desprecio e ignorada por otros a los que podría amar. Desde luego esa reivindicación personal no es lo que más importa –aunque no sea totalmente capaz aún de renunciar a ella. Lo que importa es el proceso que ha pasado por mí la historia de cómo yo cambié y cambiaron los demás y cambió el país.
Lo que importa es cómo pudo nacer aquí en este lugar dejado lo que está naciendo. Importan también los otros, los responsables, los chantas: yo me entiendo por ahora.Imagino también un inventario de las cosas que quiero y las cosas que odio: ya lo dije. Las cosas que quiero mis hijas el trabajo oscuro que hago los compañeros el futuro los que no obedecen los que no se rinden los que piensan y forjan y planean los que actúan el análisis claro la revelación de lo escondido el método cotidiano la furia fría la alegría general que ha de venir un día la gente abrazándose la pareja en su amor la esperanza insobornable la sumersión en los otros.
Las cosas que odio que desprecio la traición la estupidez Frondizi la televisión Jacobo los yanquis de la Esso o los ingleses de la Shell porque estos hijos de puta son cuñas del mismo palo Bernardo Neustad los mercenarios los discursos de los generales las turritas y los pavos de la publicidad oliendo a la colonia que mata los comunistas del partido los falsos profetas de la izquierda acalambrada la camiseta peronista el bigote peronista el odio de los oligarcas la cultura de La Prensa la senilidad de Borges la convicción de Gleyzer o de Aizcorbe los que matan a la gente los torturadores los farsantes los radicales del pueblo sobre todo si son jóvenes y una lista inmensa inalcanzable que se podría tratar de perfeccionar.
¿Qué hago yo con todo eso? Empiezo a juntarlo y empiezo a mirarlo empiezo a estudiarlo empiezo a ver si se deja escribir. Y si no se deja mala suerte será como la primera nenita que no se dejó cuando yo tenía ocho años y ella tal vez seis. Porque si no es sobre eso no vale la pena escribir sobre nada".


Rodolfo Walsh 14/3/72
Fuente: "La Voluntad. Tomo I" de Anguita-Caparrós, págs 535/536
Nota: la ausencia de comas es textual del libro, a su vez textual del original.

4 comentarios:

uma dijo...

Rodolfo Walsh fue escritor, dramaturgo, traductor y periodista, entre otras cosas. Desapareció el 25 de marzo de 1977, un día después de escribir la “Carta Abierta a la Junta Militar”, en conmemoración al primer aniversario del gobierno de facto. Seis meses antes, el 29 de septiembre de 1976, su hija María Victoria, oficial 2da. de la organización Montoneros, murió en un enfrentamiento con el Ejército, tras un breve discurso que finalizó con la frase “ustedes no nos matan, nosotros elegimos morir”.
El mencionado por Walsh, Paco Urondo, también fue periodista, novelista, guionista de cine, poeta y militante político, y al igual que Vicky, pertenecía al grupo Montoneros, el cual lo llevó a un destino en Mendoza, y el 17 de junio de 1976, en un enfrentamiento con la policía, terminó con su vida. “Empuñé un arma porque busco la palabra justa”, dijo alguna vez.
Dos grandes obras, “Operación Masacre” y “¿Quien mató a Rosendo?”, reflejan el compromiso social y político de Walsh, quien también fue creador del ANCLA (Agencia de Noticias Clandestinas) durante la dictadura de Videla.
Esto es sólo un poco de la vida del militante revolucionario, Rodolfo Walsh. Seguramente, a lo largo de este blog seguiré expresando mi fascinación por él y compartiéndola con ustedes.
Y para concluir…en esta sociedad capitalista, donde las noticias frívolas son las que venden, considero que Walsh debería ser bandera para todos aquellos que todavía creemos que la información a los pueblos es indispensable para hacer un mundo más justo.

Mi admiración por Rodolfo Walsh crece cada día más!

Anónimo dijo...

quiero compartir tu fascinacion por Walsh, pero para eso es necesario que me prestes Operación Masacre,todavía lo estoy esperando,je
un abrazo

**Sweetblood** dijo...

me gusto este blog.
seguire pasando.


saludos

Libres y Salvajes dijo...

Escribir... si se deja escribir, el escribe el primer "triller"(o como sea qeu se escriba) novela... policial, antes que el gil de Truman Capote.
Mira que lindo... odio a los comunistas del partido, yo tambien, ahora diria... " y tambien a los del partido obrero".. jaja