jueves, 10 de febrero de 2011

El deseo a flor de piel

Los besos que se derraman por todo el cuerpo suelen ser peligrosos, suelen deslizar la ropa que se interpone entre el cuerpo y los besos, suelen erizar la piel dejando al descubierto el deseo, que inútilmente intenta esconderse en el cuerpo tenso de miedo. Y es aquí cuando inicia el peligro, cuando comienzo a besar tu piel desnuda, y a acariciar tu cuerpo, cuando mi boca busca a tu boca para beber de vos, cuando deseo que seas parte de mi...


1 comentario:

Lola dijo...

Uma!!

Órale! Qué sensualota!!
Me gusta mucho, la foto también, es divina.

Abrazos desde México!!