sábado, 29 de enero de 2011

Esos amores fugaces o aves de paso

Hay amores que son tan fugaces como pájaros siempre de viaje peregrinos de un cielo de estío que huyen cuando presienten el frío. Y antes que nos despierte la aurora dejan nuestra conciencia a solas. Dicen "te amo", y es cierto que sienten el amor desde el fondo del vientre y contagian de fuego y tus manos y hacen dulce lo amargo y profano, no hay temor ni prisión ni pavura sólo un tiempo de inmensa ternura. Uno quiere ponerle cadenas retener imposibles arenas, mas, se escurren y van de puntillas por su ropa colgada en las sillas. Y entreabres los ojos inerte, los escuchas partir dulcemente sabes bien que es inútil hablarles, sólo lloras silenciosamente.

2 comentarios:

uma dijo...

Feliz cumpleaños para aquel ave de paso que alguna vez se apoderó de mi corazón, y hoy es un gran amigo, al que siempre llevo en mi pensamiento y alma.
Se lo quiere.

Don Julio dijo...

Qué hermoso el texto ...es de Heredia, Víctor?

Tremendo Poeta, sí.